Lo que todo directivo escolar debería saber acerca de la “nube”

Desde hace algún tiempo apareció en la jerga informática un termino poco explícito y de alguna manera oscuro conocido como la “nube”.  Para quienes no tienen habilidades en computación y no están al tanto de las tendencias en esa área, esa “nube” puede representar cualquier cosa, como de hecho ocurre cuando miramos nubes reales y tratamos de encontrarle la forma que más se acerque a nuestra percepción.

Por esta razón es posible que muchos directivos dejemos en manos de los encargados de tecnología de nuestras escuelas, la tarea de lidiar y hacer uso de las herramientas que esa “nube” nos pueda ofrecer en caso de que sean aplicables. Según A. McAfee científico del MIT, “Delegar el movimiento hacia la nube a la gente tradicional de tecnología de la información es como encargar la electrificacion de la fábrica al equipo que maneja las calderas y las turbinas de vapor”.

En referencia al comentario anterior es importante para el rol directivo conocer al menos de que trata realmente esta “nube” y que beneficios puede traer para la institución. Quiero recordarles, para hacer más importante el punto, que la “nube” puede generar un cambio tan drástico en la productividad como lo generó la electrificación de las fabricas a principios de siglo.

Entonces; ¿que es la “nube”? o como se le dice también computación de nube.  Es la compartición de recursos técnicos que permiten la colaboración del capital humano. Alguien pone a disposición de muchas personas algún recurso o recursos para que saquen un provecho común, conectadas todas por medio de internet y haciendo mucho énfasis en la colaboración entre usuarios.

Esta “nube” se hace realidad de tres maneras, la más básica es donde se comparten equipos de alta capacidad, como un disco duro gigante para todo el mundo.

La segunda manera es compartir una plataforma para que usuarios avanzados de toda la red colaboren para crear herramientas.

La tercera y más importante para nuestro medio educativo es la “nube” para compartir aplicaciones, en nuestro caso pueden ser herramientas informáticas que nos permitan realizar las tareas más comunes dentro de la institución estando tanto dentro como fuera de la misma.

Beneficios de la “nube”

 ●      Haciendo mas productivas a las personas

Como un ejemplo de muchos posibles, con una aplicación de “nube” todos los educadores de una institución tendrían a su disposición en sus hogares herramientas para registrar la evaluación de sus alumnos, inmediatamente los coordinadores estarían en capacidad de auditarlas y los padres a su debido momento serian informados de la situación académica de sus hijos, todo por medio de internet. El colegio no correría con los costos operativos de toda esa tecnología solo paga por usarla ahorrándose una cantidad considerable de dinero dado que otra organización perteneciente a la “nube” se encargaría de administrarla.

El docente no estaría atado a un papel, ni el proceso de evaluación a un departamento de transcripción de datos, el coordinador no necesitaría imprimir una considerable cantidad de páginas para resumir los resultados y los representantes estarían informados durante todo el proceso y no al final. Todos los individuos involucrados en estas actividades sin duda alguna estarían incrementando su productividad trabajando menos.

●      Facilitando la colaboración

Existen aplicaciones creadas para fomentar la colaboración entre pequeños y grandes grupos de usuarios, estas abundan en el mundo de la computación de nube, con ellas una institución educativa podría emprender proyectos para el desarrollo de periódicos escolares digitales reuniendo alumnos, profesores y sociedad de padres en una actividad en común. Profesores de castellano y computación estarían en capacidad de reunir sus esfuerzos a través de tareas a los alumnos para fomentar el periodismo escolar y la difusión de la cultura, sin necesidad de invertir dinero para la impresión ni tiempo para hacer reuniones extra cátedra. Este es el resultado de compartir recursos tecnológicos y colaborar en un objetivo especifico, la “nube” lo potencia y lo permite.

 ●      Encontrando relaciones en los datos

Con una aplicación de “nube” destinada para realizar inscripciones podemos recolectar una gran cantidad de datos por medio de los representantes, estos datos pueden ser analizados por otras aplicaciones para identificar cualquier información necesaria para los directivos desde la cantidad de ingenieros civiles para supervisar una obra dentro de la escuela hasta la visualización en un mapa de los hogares de cada alumno inscrito en la institución.

●      Desarrollo de aplicaciones útiles a todos

Antes de la computación de nube las aplicaciones necesitaban ser instaladas de computadora en computadora, para poder ser utilizadas los datos debían estar en un servidor central para entonces tener la opción de compartirlos entre todos los usuarios. La “nube” hace posible una manera mas sencilla de que todos utilicemos la misma aplicación en cualquier computadora sin necesidad de instalación. El desarrollo de aplicaciones también se simplifica y se populariza debido a que hacer una aplicación para una organización permite su uso en otras similares.

Aspectos que potencian la “nube”

Los costos son uno de los 3 aspectos a observar al momento de analizar las ventajas de la computación de nube, todos los años las capacidades de las computadoras se duplican y por sus puesto los costos de infraestructura siguen bajando y la “nube” se hace más viable a más instituciones, estas a su vez reducen gastos por la mejora de sus procesos internos y externos al integrar sus unidades funcionales a la plataforma.

La confiabilidad de los servicios también es un punto a favor, un ejemplo es el caso de los servicios de correo electrónico gratis ofrecidos por google a través de gmail, este servicio estuvo en total funcionalidad el 99.984% del año 2010, lo cual es 32 veces mas confiable que los servicios de correo corporativos de muchas empresas gigantes, donde incluso se encuentran los bancos.

La seguridad de la “nube” es frecuentemente cuestionada,  es verdad que las transmisiones pueden ser interceptadas, pueden ser atacadas por virus y usurpadas por programas espías, pero acaso no es más probable que eso ocurra en las computadoras locales? Muchas brechas de seguridad y ataques informáticos ocurren por el personal interno de la organización. La “nube” aleja a estas personas físicamente del centro de datos y cuando estas personas sean retiradas de sus cargos, la información dejará de estar disponible para ellos con sólo una notificación en los sistemas de administración centrales.

La gran pregunta como directivo es ¿Cómo empezar a utilizar la “nube” para obtener sus beneficios? Es recomendable comenzar activando los servicios gratis ofertados por grandes corporaciones de computación, como por ejemplo google con su correo gmail, el cual puede ser configurado para que su institución tenga su propio dominio de correos personalizado.

Puedes seguir avanzando contratando servicios de hospedaje web para configurar otras plataformas de colaboración, con el fin de crear periódicos escolares digitales y nuevas formas de comunicación institucional. En el último paso esta la creación o contratación de servicios para gestionar los procesos internos de la institución como gestión de datos, evaluación y otros.

En una encuesta realizada por IBM en el año 2010 a más de 1500 presidentes de compañías de todo el mundo, se les preguntó acerca de la complejidad del ambiente organizacional, cerca del 80% respondió que efectivamente esperaba un crecimiento considerable de la misma, pero menos de la mitad respondió estar poder hacer algo para intentar manejar esa complejidad en el futuro.

La computación de nube es una manera bastante menos compleja de preparar la institución para mejorar los procesos en todos los sentidos, es una oportunidad que no debemos dejar de lado y es importante que el equipo de tecnología nos muestre que desarrollos pueden ayudar a la organización para tomar la decisión de utilizarlos. No deje el manejo de la complejidad para un futuro; el momento es ahora.

Artículo realizado tomando como referencia, “What every CEO needs to know about the cloud” por Andrew McAfee en HBR Nov 2011

 

Anuncios

Un pensamiento en “Lo que todo directivo escolar debería saber acerca de la “nube”

  1. He leido el material entregado por ustedes a mi socia, Lic. NANCY BASTIDAS, quien asistio a su reunion celebrada ayer. He quedado absolutamente impactada por su contenido, y definitivamente la “nube” es lo mejor que nos ha pasado.
    Aprobamos todos sus planteamientos y anhelamos el momento de implementarlos.
    Por favor, queremos que asesoren a todo nuestro personal, comenzando con los que tenemos un conocimiento basico -sin importar cuan basico- hasta nuestro profesor de Informatica.
    Gracias, siempre quisimos ser un colegio VERDE pero las circunstancias nos han complicado, ahora ustedes nos lo facilitan.
    MUY AGRADECIDA
    SONIA PARRA DE USUBILLAGA
    ADMINISTRADORA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: